Por qué hago esto

constelacion_orion

Una representación pictórica de la constelación de Orión

Lo primero que quiero decir es que no soy un experto en Cultura Clásica. No soy licenciado en Historia Antigua, Arqueología… ni siquiera Historia del Arte. Simplemente soy un apasionado de los mitos griegos desde que tengo uso de razón.

Muchas veces he sentido la necesidad de contar algo. Cuando era más joven todo el mundo me decía que tenía que escribir, que se me daba muy bien. Entonces me parecía increíble sufrir pánico ante una hoja en blanco, siempre sentía que podía comenzar por cualquier cosa que se me pasara por la cabeza.

Con el paso de los años, entre el apuro y la falta de dedicación, siento que esa facilidad se me escurrió de entre los dedos. Ahora sí le temo a la hoja en blanco; tanto que por no sufrirla durante todo este tiempo me he ido convenciendo que escribir no era tan importante, que tal vez no fuera lo mío, que mejor gastar el tiempo en otras cosas que me proporcionaran una satisfacción más inmediata.

Sin embargo, no puedo dejar de sentir un regusto amargo, una especie de sentimiento de culpabilidad por no vencer al temor y darle la vuelta. Más aun cuando leo a amigos míos que a pesar del mismo miedo, se esfuerzan y disfrutan mientras escriben. Es por eso que en un día como hoy, cansado de luchar con mí mismo, decido agarrar al toro por los cuernos cual Heracles cabreado con el mundo, y retarme a escribir una entrada en un blog (este mismo) una vez a la semana.

Aquí es cuando entra en juego la Mitología. Hablar de mitología grecolatina es algo que podría estar haciendo horas y horas sin cansarme. Probablemente vosotros os cansaríais antes de oírme divagar sobre la bondad o la importancia de esta o aquella divinidad. No os lo reprocharía, ni soy buen orador ni suelo apoyarme en héroes mayoritarios. En cualquier caso, la mitología es ese tema que, a pesar de ser una recopilación de historias de hace miles y miles de años, y tal vez precisamente por eso, me apasiona tanto que a veces siento que es real y que el cuento es mi propia vida. ¡Tan atrayente resulta para mí!

Antes de terminar con este intento de introducción breve, quiero repetir que no soy un experto, sólo un humilde entusiasta. Si perdonáis algún que otro desliz que pueda cometer, prometo recompensaros con una lectura amena y más de una sonrisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s