La otra estatua de la libertad

Prometeo lleva el fuego a la humanidad, por H.F. Früger

Prometeo lleva el fuego a la humanidad, por H.F. Früger

Hoy, a petición de una persona a la que admiro mucho, os voy a hablar de un personaje mitológico fundamental para la Humanidad: el titán Prometeo. Es posible que hayáis oído hablar de él a lo largo de vuestra vida ya que participa en un par de mitos bastante conocidos. Pero tanto si os cuesta recordar de lo que hablo como si no tenéis ni puñetera idea de a quién me refiero, os ayudaré con ello.


La mayoría de las fuentes coinciden en que Prometeo era hijo del titán Jápeto y la oceánice Asia (hija del Océano). Era hermano de Epimeteo, Menecio y Atlas, el titán que fue castigado con soportar el peso de los cielos. Pertenecía, por tanto, a la segunda generación de los titanes. Ayudó a Zeus y sus hermanos a derrotar al malvado Cronos durante la Titanomaquia, la guerra entre titanes y dioses, y se ganó un hueco en el Olimpo. El dramaturgo Esquilo, sin embargo, asocia la maternidad a Gea o Temis, diosa de la Justicia. Incluso existe una versión minoritaria de que era hijo del gigante Eurimedonte, el cual violó a la diosa Hera. En esta versión Prometeo se ganó la enemistad con Zeus nada más nacer.

Prometeo y el águila, Hercules (Disney)

Prometeo y el águila, Hercules (Disney)

El titán era un pillo que le gustaba sacar las vergüenzas a los dioses. Una vez puso en evidencia a Zeus cuando le dio a elegir durante un sacrificio entre las vísceras y la carne del buey escondidas en el vientre del animal o los huesos cubiertos de una apetitosa grasa. Zeus cayó en el engaño y eligió los huesos. A partir de entonces la humanidad ofrecía a los dioses los huesos de los animales sacrificados y se comía su carne. Molesto, Zeus quitó a los hombres el fuego pero Prometeo regresó al Olimpo a recuperarlo. También se dice que ofrecía a los hombres los inventos que robaba a Hefesto y Atenea, para que fueran capaces de progresar más rápido. Incluso hay mitos que afirman que Prometeo inventó al hombre, creándolo con barro. Zeus pensó cómo recuperar su autoridad ideando un nuevo castigo.


¡¡ATENCIÓN, LLEGAMOS A UNA PARTE CON CONTENIDO ALTAMENTE MACHISTA!!


Zeus hizo llamar a Hefesto y le encargó modelar una criatura nunca vista hasta entonces. Cuando Hefesto le presentó al rey de los dioses su creación, Zeus convocó a todos los dioses del Olimpo. Cada uno le otorgó un don. Atenea le proporcionó curiosidad y sabiduría, Afrodita la seducción y una belleza sin par, Hermes el engaño y la manipulación, y así, uno a uno, la fueron moldeando para que resultara idónea para Prometeo. Por último, Zeus le entregó una vasija completamente sellada y le dio vida. Habían creado a la primera mujer. Hefesto, su creador, le puso de nombre Pandora.

Pandora estaba destinada a ser la esposa de Prometeo, pero éste, que se olía alguna jugarreta por parte de Zeus, la rechazó. Sin embargo, su hermano Epimeteo, prendado de la joven, no fue tan cauto y se convirtió en su esposo. No obstante, Epimeteo imaginó que el verdadero peligro estaba en la caja y le prohibió a su esposa tajantemente que la abriera. Era inútil. Se trata de un mito griego y la tragedia siempre impera.

La lógica de Pandora le decía que el tamaño de la caja no daba para que tuviera algo excesivamente peligroso y, si así fuera, siempre estaba a tiempo para cerrarla y evitar que lo que fuese que contuviese huyera. Imagino que pensó que tendría arañas o escorpiones o tal vez una joya que no debía descubrir hasta el día de su cumpleaños. Era demasiado dulce y conocía demasiado poco la maldad como para imaginarse algo peor.

Zeus había encerrado dentro de la caja todos los Males existentes: el dolor, el hambre, la enfermedad, la envidia, la ambición, la pobreza, la violencia… Todos huyeron al primer resquicio de libertad. Pandora solo pudo cerrar la caja a tiempo antes de evitar que el último de los presentes entregados a la humanidad también huyese: la esperanza.

Kratos y Pandora, God of War (Santa Monica Studios)

Kratos y Pandora, God of War III (Santa Monica Studios)

Así pues Pandora refleja, como en muchas otras culturas patriarcales, que la culpa de todos los males provenía de la mujer. Y no solo eso, también justificaban que la mujer apareciera en segundo lugar, subyugada al hombre, para servirle. ¿El mito de Adán y Eva os suena? Eva surge de la costilla de Adán, su aparición viene a satisfacer la soledad del hombre y además tienta a su esposo con la manzana que le sugiere la serpiente. Aunque algunos disculpen a Eva y señalen como culpable al propio demonio, ¿alguien podría negar la intención maligna que refleja la mujer en los mitos?


Volviendo al personaje de Prometeo, Zeus mandó a Hefesto encadenar al titán al Caúcaso, con la ayuda de los hermanos Cratos y Bía, personificaciones de la violencia y el poder físico. Todos los días, un águila se encargaba de comerle el hígado, que volvía a crecerle para el día siguiente. Prometeo se vio obligado a soportar semejante tortura cientos de años hasta la llegada de Heracles. El semidios, que pasaba por allí en dirección al Jardín de las Hespérides, mató al águila y el titán, en agradecimiento, le dijo como podría robar las manzanas doradas para uno de sus trabajos.

Vasija que representa a las Hespérides y el dragón Ladón

Vasija que representa a las Hespérides y el dragón Ladón

Otra versión dice que mientras era encadenado, Prometeo reveló a Hefesto la profecía del hijo que tendría la nereida Tetis, quien sería más poderoso de lo que nunca llegara a ser su padre. Zeus le liberó como agradecimiento y obligó a la nereida a casarse con Peleo, rey de los mirmidones. Tetis y Peleo tuvieron al héroe Aquiles, que efectivamente, fue mucho más reconocido y poderoso de lo que fue su padre.


La Humanidad veneró a Prometeo como su gran benefactor. Se le consideró el protector de la civilización humana y en Atenas se construyó un altar en la Academia de Platón. Se le homenajeaba mediante una carrera de antorchas por la ciudad en la que ganaba el primero que cruzase la meta con ésta aún encendida, como recuerdo de su obsequio: el fuego. Seguramente más de uno ve el paralelismo con la carrera de la antorcha olímpica, ¿verdad?

Las vestales, protectoras del fuego Olímpico, entregan la llama para la celebración de los Juegos.

Las vestales, protectoras del fuego Olímpico, entregan la llama para la celebración de los Juegos.

El titán representa para los mortales la osadía de desafiar a los dioses. Las artes le recuerdan a través de obras teatrales, como Esquilo y su Prometeo encadenado, o la ópera Prometeo de Carl Orff (el autor de la famosa Carmina Burana). Pero no solo se le ha representado durante la Era Antigua, el Renacimiento o el Romanticismo. En nuestros días también se le recuerda a través de obras escultóricas como la estatua dorada del Rockefeller Center Park de Nueva York y también en la música; el grupo Extremoduro le dedica una canción, Prometeo, en su álbum Ágila.


No dudes en suscribirte a la newsletter para ser notificado de próximas publicaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s