El Cazador Cazado

 Youtube

He visto una luz,
hace tiempo venus se apago,
He visto morir,
una estrella en el cielo de orion.


Por las noches, cuando el cielo está limpio, me gusta contemplarlo. Además de mirar a la luna, que siempre me ha parecido el rostro de una persona sorprendida, miro las estrellas. Casi siempre visualizo a Venus o la que creo que es Venus, el astro más brillante en la noche desde La Tierra.

Me gusta reconocer constelaciones. No soy el más ducho en verdad pero me ilusiona ver a la Osa Mayor, a la Estrella Polar, y mi favorita: el Cinturón de Orión.

Orión es mi personaje mitológico favorito no solo porque sea capaz de reconocerlo en el cielo aunque también gana puntos por ello. Os lo puedo resumir en una única palabra: Artemisa. YAY!

Diana de Versalles, Sala de Las Cariátides, Louvre, París

¡Qué estilazo tiene, madre!

arco + mujer + guerrera + independiente = WIN

¿Y por qué Artemisa? Porque la última etapa de la vida de Orión está ligada emocionalmente a la de la diosa de la caza.

Pero empecemos por el principio.


Existen muchas fuentes que hablan sobre el personaje aunque difieren en determinados aspectos, como viene siendo normal en los mitos. Todas coinciden, sin embargo, en que Orión nació en la región de Beocia. Algunos mitos dicen que sus padres eran Poseidón y Euríale, hija de Minos, y que de su padre obtuvo el poder de caminar sobre las aguas. Se le considera un gigante pero de una generación posterior a los hijos de Gea y Urano.

Constelación de Orión

En su juventud viajó a la isla de Quíos (cerca ya de la actual Turquía), donde conoció a Mérope y pidió la mano al rey Enopión, padre de la joven. Éste, que estaba en secreto enamorado de su hija, le daba largas imponiéndole cazar determinadas bestias a modo de prueba. Orión, paciente, cumplía los trabajos, esperando que con ello obtuviera por fin el permiso del padre. Cortejaba a la joven regalándole las pieles de los animales que había cazado. Llegó un momento, no obstante, que la paciencia de Orión se agotó y se plantó ante Enopión que arguyó una estratagema para emborracharle y dejarle ciego.

Otra versión apunta a que fue el joven el que se emborrachó por propia voluntad  y estando ya ebrio intentó forzar a su amada. Puede que lo consiguiera o puede que no, no está del todo claro. En cualquier caso, cuando el padre descubrió lo que el cazador había hecho, le sacó los ojos.

Orión fue dando tumbos hasta Lemnos y se encontró con Hefesto que compadeciéndose de él le proporcionó un par de ojos nuevos creados en su fragua. En realidad puede que Hefesto simplemente le aconsejara al joven que marchara hacia al extremo Oriente, donde nace Helios, el Sol, que sería el que le curara.

Una vez recuperado no se sabe si volvió a vengarse de Enopión o lo dejó pasar y simplemente dirigió sus pasos hacia Creta. Aficionado a la caza, allí conoció a Artemisa¡la más mejor del mundo mundial! Como a ambos les gustaba cazar hicieron muy buenas migas.

Apolo y Artemisa, Smite (Hi-Rez Studios)

Apolo y Artemisa, Smite (Hi-Rez Studios)

Ahora es cuando los mitos difieren bastante unos de otros.

Las malas lenguas dicen que tan buenas migas hicieron que Artemisa rompió sus votos por el joven (sí, esos votos estúpidos que la ligaban a la virginidad por siempre jamás).

Versiones más moderadas simplemente apuntan a que Apolo, el gemelo de Artemisa, estaba celoso de la buena relación que mantenían y, como le pasaba a cualquier dios que le molestaba alguien, decide quitárselo de en medio.

Otros comentan que Artemisa y Orión se llevaban bien hasta que el joven se insinuó a la diosa y entonces ésta cortó su relación con él de raíz. Orión, despechado, empezó una guerra sin cuartel contra todo lo que le recordara a su amada. Incluso se jactó de que podría matar a todas las bestias existentes si se lo propusiera (debido a que a Artemisa se la consideraba la protectora de la Naturaleza). Entonces Gea, La Madre Tierra, decidió que se había convertido en su enemigo público número uno y mandó a un secuaz a por él.

Gea o Apolo enviaron a Escorpio, el escorpión, a que matase a Orión. Unos dicen que Orión murió a consecuencia de una picadura suya en el talón. Otros afirman que Orión consiguió librarse de él. En cualquier caso, no pudo librarse de la muerte por segunda vez.

Apolo engaña a Artemisa

Apolo le toca una teta a su hermana. No, es broma, solo la engaña.

 Orión estaba nadando en el mar y Artemisa estaba haciendo puntería con el arco no muy lejos de allí. Apolo, frustrado porque Escorpio no había acabado con su enemigo, propuso a su hermana que acertara a un punto lejano sobre las aguas insinuando que era una bestia que atormentaba a los lugareños. Artemisa, a pesar de su miopía, era muy aficionada a los retos de puntería. Tensó el arco y disparó. La mala fortuna quiso que, a pesar de no distinguir cual era su objetivo, diera en todo el blanco. Imagináis cuál era la diana, ¿no?

Cuando la diosa descubrió que Orión, su amado cazador, había muerto se quiso morir de la pena. Ya no podía reparar la desdicha pero, en honor a sus buenos momentos juntos, lo inmortalizó en el firmamento en la constelación que podemos ver hoy en día. Que lo hiciera ella o Zeus, porque su hija se pusiera muy pesada, nos da lo mismo. Así fue como Orión quedó retratado entre las estrellas, siempre huyendo de la constelación de Escorpio, su mayor enemigo, y junto a Sirio (constelación de Can Menor), su compañero fiel.


Homero cuenta en La Odisea que el propio Odiseo le vio cazar bestias en los infiernos cuando bajó al Inframundo. Personalmente, si yo hubiera sido Orión, hubiera preferido pasarme la eternidad dándole escarmiento a Apolo, por plasta.

Apolo, Hercules (Disney)

Yo es que a ese dios le tengo manía. Lo siento, no puedo con él.

A Orión se le rindió culto en Beocia, su tierra natal, donde era considerado un héroe. Tuvo muchos seguidores y una festividad propia que duró hasta los días del Imperio Romano. Incluso participó y ganó junto a los beocios la batalla de Coronea contra los atenienses.

Se tiene por referencia el Monte Tanagra como lugar donde reposan sus restos. Como figura mitológica importante también se cree que ha tenido y emitido oráculos. Algunos mitos le atribuyen hasta cincuenta hijos. También estableció un vínculo fuerte con el territorio de Mesina, Sicilia, donde también se le veneró.

Fuente de Orión, por Giovani A. Montorsoli, Mesina.

Fuente de Orión, por Giovani A. Montorsoli, Mesina.

Existen referencias suyas en obras artísticas tales como  la pintura, la escultura y la literatura. Por ejemplo, la escultura de bronce Orión y Cedalión de Barthelemy Prieur; o el poema épico de Richard Henry Horne. Ha sido protagonista de obras de teatro y ópera, como el Orión de Francesco Cavalli. Sin duda, todo un referente artístico y trágico. Y es que el mejor drama solo podían inventarlo los griegos.

No dudes en suscribirte a la newsletter para ser notificado de próximas publicaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s