Y el Óscar es para…

Eris en Simbad y la Leyenda de los Siete Mares (Dreamworks)

Eris en Simbad: la Leyenda de los Siete Mares (Dreamworks)

Cuenta la leyenda que la Discordia era hija de la Noche. La Noche, con mayúscula, era una señora que no necesitaba a nadie para procrear, como le pasaba a Gea, la Tierra, pero que precisamente por no necesitar a nadie y por ser tan oscura, sus hijos salían como salían: dementes totales.

Eris, que así se llamaba la Discordia para los griegos, había adquirido la habilidad de su madre para parir sin yacer con varones y trajo al mundo, entre otros, al Dolor, al Hambre, al Olvido y a la Pena. Junto a sus hijos disfrutaba creando malestar en todo bicho viviente.

Eran muchos los que la evitaban incluso cuando se trataba de celebrar un evento. Por ejemplo, la boda de Tetis y Peleo, los padres de Aquiles. Eris no fue invitada, y como le pasase a Maléfica en La Bella Durmiente de Disney, se enfadó y decidió vengarse. Cogió una manzana dorada, una de tantas del Jardín de las Hespérides, y grabó en ella “para la más bella” en griego. Luego la lanzó hacia los invitados a la boda.

Como no hay seres vivientes más orgullosos, presumidos e infantiles que los dioses, enseguida comenzaron los problemas:

– Esta manzana es para mí.

– No idiota, es para mí.

– No os peleéis que es mía, está grabado ahí mismo.

Y así podían seguir todo el día hasta que Zeus decidió que el que tenía que resolver el entuerto sería un mortal. El embrollo le tocó a Paris, príncipe de Troya, que tuvo que decidir si la manzana iba dirigida a Hera, Atenea o Afrodita. Cada una intentó chantajearle con lo que se le daba mejor:

Hera le ofreció poder político.

Atenea le ofreció cualquier tipo de sabiduría a su alcance.

Afrodita, en cambio, le prometió la mujer qué quisiera.

La última propuesta llegó al corazón del joven que estaba perdidamente enamorado de Helena de Esparta y vio la oportunidad de raptarla y poseerla. Helena por entonces estaba casada con el rey espartano Menelao y día sí día también era raptada por un hombre diferente.

El hecho es que este juicio trajo consigo una guerra cruenta entre griegos y troyanos bajo la excusa de devolver a Helena con los suyos. Una guerra que sería recordaba durante generaciones a través del relato épico de Homero en La Ilíada.

El Juicio de Paris, Peter P. Rubens, Museo del Prado.

El Juicio de Paris, Peter P. Rubens, Museo del Prado.

Existe otra versión que explica el trasfondo del asunto. La excepción de Eris en la boda de Tetis y Peleo no fue baladí. En esta versión, Eris es hija de Zeus y Hera (lo que podría explicar la relación tan complicada que mantenían ambos). Zeus se las ingenia para que Eris no sea invitada y se entere. Por cierto, obtener una manzana del Jardín de las Hespérides no es una tarea tan sencilla como coger fruta de cualquier árbol. Aquel jardín estaba bajo una vigilancia intensiva. Por tanto, Eris necesitó ayuda para obtener la manzana. Además, fue el propio Zeus el que decidió quién juzgaría el litigio entre las diosas, concediéndole la desdicha a Paris. Y es que Zeus venía viendo que la Humanidad estaba creciendo a pasos agigantados y no habría recursos suficientes para todos al cabo de unos pocos años. Para evitar tamaña desgracia, ¿qué mejor que solucionarlo todo con una guerra cruenta pero igualmente épica? Sí, vale, morirían chorropocientos mil hombres pero serían recordados igualmente a través de versos míticos. Que estando muertos no pudieran escucharlos era algo secundario.

El fruto del Edén, Artefacto Mágico, Assassins Creed (Ubisoft)

El fruto del Edén (artefacto), Assassins Creed (Ubisoft)

Siempre me he preguntado por qué la manzana tenía ese poso de traición y dolor en muchos de los cuentos que he leído. Por ejemplo, Blancanieves es tentada también con una manzana que le provoca la muerte (o un coma reversible, según versiones). Adán y Eva, son tentados para que coman de una manzana de un árbol específico del Paraíso bajo la excusa de que les hará más listos. A consecuencia de esto, son expulsados del Edén.

Conclusión, comer manzanas es malo. Te recomiendo que no comas ninguna en lo que resta de tu vida, no sea que algún dios la tome de nuevo con la Humanidad y sea el inicio de una nueva Guerra Mundial.

Anuncios

Un comentario en “Y el Óscar es para…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s